Virreyes de la Nueva España en el muSeo de aMérica

El mes de mayo viene cargado de actividades en el Museo de América de Madrid. Aquí les recomendamos el ciclo sobre los virreyes de la Nueva España, esta vez centrado en el virrey Antonio de Mendoza, que está teniendo lugar todos los sábados. Comenzó el último de abril, y continuó el sábado pasado, día 4 de  mayo. El que viene, día 11, continuará, para quien quiera asistir. Aquí abajo dejamos la programación.

Ciclo “Los Virreyes de la Nueva España: Don Antonio de Mendoza”
Sábados, 12:00 horas

Sábado 4 de mayo: “El Virrey de la Nueva España Antonio de Mendoza y la monarquía indiana”. Francisco Javier Escudero Buendía (UCM).

Sábado 11 de mayo: “Las Mendoza: Una dinastía en un mundo renaciente”. José Luis García de Paz (UAM).

Sábado 25 de mayo: “La devoción a la Virgen de la Luz en Nueva España (s. XVII): En las fronteras de la ortodoxia”. José Carlos Vizuete Mendoza (Universidad de Castilla-La Mancha).

Sábado 1 de junio: “Fascinados por el Nuevo Mundo: Coleccionismo y cámaras de maravillas entre los s. XVI-XVII”. Miguel Fernando Gómez Vozmediano (UC3M).

250px-AntonioMendozaEl profesor Francisco Javier Escudero (UCM) ofreció un breve panorama sobre el recorrido de Antonio de Mendoza como capitán general del reino de Granada, antes de partir hacia México. Además, mostró de qué manera se podrían comparar ambos “reinados” y ofreció datos sobre sus posibles ideales “independentistas”, en la línea de la defensa del indígena marcada por Bartolomé de las Casas.

Les animamos a asistir a las próximas conferencias, y queremos también recomendarles las visitas guiadas que tienen lugar en el mismo museo, según rutas temáticas, los sábados y domingos de este mes. Aquí el programa y los datos:

Las rutas del mes de mayo tendrán lugar los sábados y domingos a las 12:00 h y se organizan según el siguiente calendario:

Sábado 4 de mayo: Ruta Arqueológica
Domingo 5 de mayo: Ruta Colonial
Sábado 11 de mayo: Ruta Naturaleza
Domingo 12 de mayo: Ruta Etnológica
Sábado 18 de mayo: Ruta Colonial
Domingo 19 de mayo: Ruta Naturaleza
Sábado 25 de mayo: Ruta Etnológica
Domingo 26 de mayo: Ruta Arqueológica

La actividad es gratuita y requiere inscripción previa imprescindible en
grupos.mamerica@mecd.es o el teléfono 91 543 94 37 / 549 26 41 (Ext. 240).

oDio a los iNdiferenteS

Odio a los indiferentes. Creo que vivir quiere decir tomar partido. Quien verdaderamente vive, no puede dejar de ser ciudadano y partisano. La indiferencia y la abulia son parasitismo, son bellaquería, no vida. Por eso odio a los indiferentes.

La indiferencia es el peso muerto de la historia. La indiferencia opera potentemente en la historia. Opera pasivamente, pero opera. Es la fatalidad; aquello con que no se puede contar. Tuerce programas, y arruina los planes mejor concebidos. Es la materia bruta desbaratadora de la inteligencia. Lo que sucede, el mal que se abate sobre todos, acontece porque la masa de los hombres abdica de su voluntad, permite la promulgación de leyes, que sólo la revuelta podrá derogar; consiente el acceso al poder de hombres, que sólo un amotinamiento conseguirá luego derrocar. La masa ignora por despreocupación; y entonces parece cosa de la fatalidad que todo y a todos atropella: al que consiente, lo mismo que al que disiente, al que sabía, lo mismo que al que no sabía, al activo, lo mismo que al indiferente. Algunos lloriquean piadosamente, otros blasfeman obscenamente, pero nadie o muy pocos se preguntan: ¿si hubiera tratado de hacer valer mi voluntad, habría pasado lo que ha pasado?

Odio a los indiferentes también por esto: porque me fastidia su lloriqueo de eternos inocentes. Pido cuentas a cada uno de ellos: cómo han acometido la tarea que la vida les ha puesto y les pone diariamente, qué han hecho, y especialmente, qué no han hecho. Y me siento en el derecho de ser inexorable y en la obligación de no derrochar mi piedad, de no compartir con ellos mis lágrimas.

Soy partidista, estoy vivo, siento ya en la consciencia de los de mi parte el  pulso de la actividad de la ciudad futura que los de mi parte están construyendo. Y en ella, la cadena social no gravita sobre unos pocos; nada de cuanto en ella sucede es por acaso, ni producto de la fatalidad, sino obra inteligente de los ciudadanos. Nadie en ella está mirando desde la ventana el sacrificio y la sangría de los pocos. Vivo, soy partidista. Por eso odio a quien no toma partido, odio a los indiferentes.

Antonio Gramsci, 11 de febrero de 1917

***

Este texto será interpretado por Ricardo García Pérez el próximo lunes 6 de mayo, a las 19h, en la librería La Central del MNCARS (c/Ronda de Atocha, 2), como introducción a la presentación de La escena constituyente. Teoría y práctica del testro político, de César de Vicente Hernando.

45534_1242542692553804_1101340590_n

leNgua Negra de coLores – eDgar saaVedra

la dimensión del viaje siempre es uno

perseguidor o perseguido

quiero volver a esa patria

seducido y alunado

por una gravedad que desconozco

 

el verdadero orden no tiene lenguaje

como viento fecundo

se renueva constante

para ser y no ser

sonreímos para no morir muertos

aceptamos nuestra condición mineral

nuestra combustión

 

el calor fermenta y destruye

el frío arremete imparcial

 

despierto animal intenso

 

***

 

cuando me preguntaste por los nombres de mis hijos

un frío extraño corría por mi sangre

y no supe qué decirte:

 

entre cada tierra una criatura se salva

esa vez me dijiste lo que todos sospechábamos

tu versión era terrible

demasiado difícil para contestarte

 

en esta noche:

otra vida/otra muerte

el agua nos cubre

nos hace sentir indefensos

 

desde la colina contemplo además

la imaginación que luchando sigue

 

comprendo sin esfuerzo mi naturaleza

 

una mano descansa entre muslos bellos y dormidos

 

***

 

si viste solo las orillas

consérvalo

convérsalo

no te extravíes en fuegos artificiales

enamórate

compra un revólver

estirpe de mis plumas

imagina el arte de antiguos gavilanes

cuando lo real es imposible

somos mientras no pensamos

 

debemos insistir en las líneas del canto

no acaban en destinos

vente al otro lado

contémplame dormido

muérete un poco

 

a veces creo que desperdicié tanta vida

debo crearme o crear a otro

también es terrible ser fecundado

hasta el niño que destruí

 

a veces vuelve

 

***

 

Del libro Lengua negra de colores (Lima: Lustra, 2012), de Edgar Saavedra (Caxamarca, Perú), autor de los poemarios Final aún (2000) e Isla (2009).

ándreS gar póLis (pueS la pólis soN los hombrEs) II

Antecedentes: Atenas, siglo V a.C. Dos conceptos definen la situación política en que viven los ciudadanos:  pólis y democracia, democracia directa. A la última tres premisas la delimitan. Seguimos con la segunda:

“B-El pueblo por oposición a los ‘expertos’

La concepcción griega de los ‘expertos’ está ligada al principio de democracia directa. Las decisiones relativas a la legislación, así como también a los asuntos políticos importantes —a las cuestiones de gobierno— son acordadas por la ecclesía tras escuchar diferentes oradores y, en su caso, a quienes pretenden poseer un saber específico sobre los asuntos discutidos. No hay ni podría haber ‘especialistas’ en cuestiones políticas. El saber técnico político —o la ‘sabiduría política’— pertenecen a la comunidad política, pues la téchne, en sentido estrito, se halla siempre vinculada a una ‘actividad técnica’ específica y está naturalmente reconocida en su propio dominio. […]

La elección de los expertos plantea un segundo principio, central en la concepción griega… […] El buen juez del especialista no es otro especialista, sino que es el usuario: el guerrero (y no el herrero) en el caso de la espada, el caballero (y no el talabartero) en el caso de la silla de montar. Y naturalmente, en el caso de los asuntos públicos (comunes), el usuario y, por lo tanto, el mejor juez no es otro que la pólis. […]

Nunca se insistirá bastante en el contraste que hay entre esta concepción griega y la visión moderna. La idea dominante según la cual los expertos solo pueden ser juzgados por otros expertos es una de las condiciones de la expansión y la irresponsabilidad creciente de los modernos aparatos jerárquicos burocráticos. La idea dominante de que existen ‘expertos’ en política, es decir, especialistas en cuestiones universales y técnicos de la totalidad es una burla de la idea misma de democracia: el poder de los hombres políticos se justifica por el ‘saber técnico’ que ellos serían los únicos en poseer; y el pueblo, por definición inexperto, es periódicamente llamado a dar su opinión sobre esos ‘expertos’. Teniendo en cuenta la vacuidad de la noción de una especialización en cuestiones universales, esta idea contiene asimismo los gérmenes del creciente divorcio entre la aptitud para escalar a la cumbre del poder y al aptitud para gobernar —divorcio cada vez más flagrante en las sociedades occidentales.”

Cornelius Castoriadis, “La pólis griega y la creción de la democracia” (1982)

14. preguNtas

A: Pero, dime, ¿quiénes hacen las leyes?
B: ¿Los políticos?
A: ¿Y tú creí que los políticos ocupan el transporte público? 

Risas

A: ¿Y quién decide entonces qué es lo justo?
B: ¿Por qué deciden lo que deciden?
A: ¿Viviremos todos en el mismo país?
B: ¿Viviremos todos en la misma patria?
A: Y si yo no tengo plata para transporte o un pedazo de tierra, ¿no tengo patria?
B: Entonces, ¿la patria se vende o se arrienda?
A: ¿Y si no tenemos para pagar la patria…
B:                                                …cómo me siento yo parte de esa patria?
A: Entonces, ¿qué es patria, cuando nada de lo que te rodea es tuyo? ¿Tú tení patria?
B: ¿Y podrá existir más de una patria? Y si no tenemos la misma patria, ¿por qué los respetamos?
A: Porque los elegimos. Pero ¿por qué los votamos?
B: ¿Porque a través del voto ejercemos ciudadanía, ejercemos opinión?
A: ¿Y no hay otra manera de ejercer ciudadanía? ¿Manifestándose, por ejemplo?
B: Pero ¿tú creí que manifestándose o yendo a una marcha tenemos poder de decisión o ejercemos ciudadanía?
A: No sé, depende de cuántas personas se convoquen.
B: Pero ¿tú vas a las marchas?
A: No. ¿Y tú?
B: A veces.
A: ¿Y por qué no vamos?
B: ¿Porque tenemos miedo?
A: Pero ¿miedo a qué?
B: No sé. Miedo a que nos lleven los pacos, a que seamos pocos, a que no tenga sentido, a sentirnos solos…
A: Pero ¿estamos solos o es que no nos hemos encontrado?
B: ¿Y cómo hacer para encontrarnos?
A: Esto. Ahora, nosotras.
B: ¿Y esto es encontrarse?
A: Yo creo que sí.

Fragmento extraído de la obra Celebración, escrita por la compañía Teatro Público (Santiago de Chile, 2010)

ándreS gar póLis (pueS la pólis soN los hombrEs) I

Atenas, siglo V a.C. Dos conceptos definen la situación política en que viven los ciudadanos:  pólis y democracia, democracia directa. A la última tres premisas la delimitan. Hoy les dejamos la primera:

“A-El pueblo por oposición a los ‘representantes’

Cada vez que en la historia moderna una colectividad política ha entrado en un proceso de auto-constitución y de auto-actividad radicales, la democracia directa ha sido redescubierta o reinventada: consejos comunales (town meetings) durante la revolución norteamericana, secciones durante la Revolución Francesa, Comuna de París, consejos obreros o sóviets en su forma inicial. Hannah Arendt ha insistito muchas vces en la importancia de estas formas. En todos estos casos, el cuerpo soberano es la totalidad de las personas afectadas; cada vez que una delegación resulta inevitable, los delegados no son simplemente elegidos, sino que pueden ser revocados en tdoo momento. No olvidemos que la gran filosofía política cláscia ignoraba la noción (mistificadora) de ‘representación’. Para Heródoto, lo mismo que para Aristóteles, la democracia es el poder del démos, poder que no sufre ninguna limitación en materia de legislación, y la designación de los magistrados (¡no de ‘representantes’!) se realizaba por sorteo o por rotación. […] Fue Rousseau, y no Marx ni Lenin, quien escribió que los ingleses se sienten libres porque eligen su parlamento, pero que en realidad no son libres más que un día cada cinco años. […] Benjamin Constant no glorificó las elecciones ni la ‘representación’ en cuanto tales; defendió en ellas males menores basándose en que la democracia era imposible en los países modernos a causa de sus dimensiones y que la gente se desinteresaba de los asuntos públicos. Sea cual sea el valor de estos argumentos, se fundamentan en el reconocimiento explícito de que la representación es un principio ajeno a la democracia. Ya esto admite poca discusión. Desde el que momento en que hay ‘representantes’ permanentes, la autoridad, la actividad y la iniciativa políticas son arrebatadas al cuerpo de ciudadanos para ser asumidas por el cuerpo restringido de ‘representantes’, los cuales las emplean con el fin de consolidar su propia posición y crear las condiciones susceptibles de influir, de no pocas maneras, en el resultado de las siguientes ‘elecciones’…”

Cornelius Castoriadis, “La pólis griega y la creción de la democracia” (1982)

eStudios de ritMo II

El ritmo no entiende de barreras humanas o naturales. Tampoco la percusión. Sin importar el grado de sencillez o el modo de comunicación de una comunidad con el medio en el que vive, el ejercicio de crear o recrear ritmos a base de golpeos, rasgados, etc. es una constante. Tres ejemplos al respecto:

-Las mujeres llaman a la naturaleza percutiendo en el agua con sus manos en las Islas Banks, al norte de Vanuatu (archipiélago al sur del Pacífico)

El milagro de Candeal. Fragmento de la película de Fernando Trueba (Salvador de Bahía. Brasil)

Suspension, clip de percusión con metales realizado por el grupo de danza y percusión urbana Stomp