El ritmo no entiende de barreras humanas o naturales. Tampoco la percusión. Sin importar el grado de sencillez o el modo de comunicación de una comunidad con el medio en el que vive, el ejercicio de crear o recrear ritmos a base de golpeos, rasgados, etc. es una constante. Tres ejemplos al respecto:

-Las mujeres llaman a la naturaleza percutiendo en el agua con sus manos en las Islas Banks, al norte de Vanuatu (archipiélago al sur del Pacífico)

El milagro de Candeal. Fragmento de la película de Fernando Trueba (Salvador de Bahía. Brasil)

Suspension, clip de percusión con metales realizado por el grupo de danza y percusión urbana Stomp

Anuncios