Casi diez años después de la guerra del agua de Cochabamba, en Viborg (Dinamarca) ocho animadores bolivianos empezaron a trabajar (producidos por The Animation Workshop) en el proyecto de Abuela Grillo, para plasmar “la lucha de los pueblos en contra de la mercantilización del agua”, como afirman en la explicación del proceso. Una vez finalizado, hace algo más de un año lo empezaron a dar a conocer por todas partes del mundo. En ese proceso, de repente frecuEncia uRbe nos encontramos con él por el camino hará ya varios meses. Ahora la inminente privatización del agua del Canal de Isabel II (Madrid) nos provoca la urgencia de compartirlo, como experiencia artística que plantea no solo una atención especial al valor del agua como bien público, sino también la necesidad de cuidar nuestras relaciones con la naturaleza. En este sentido, es muy relevante que la historia sea una adaptación de un mito indígena (ayoreo, más concretamente), ya que la estrecha y cotidiana relación hombre-naturaleza en ese contexto potencia la revalorización del hecho en un mundo tan diferente como el nuestro, que, además, constantemente se posiciona como oponente.

Abuela Grillo reproduce el proceso completo de creación y explotación de un mercado, incluidas las consecuencias para todos los que intervienen en él y las maneras de combatirlo. Dicho proceso, que empieza por el error (o confusión) de la ciudadanía y toca fondo cuando el empresario le embotella hasta las lágrimas, es el que están llevándose a cabo en otros lugares comunes de nuestras sociedades, como la educación o la sanidad. A través de esta corta historia les invitamos a reflexionar sobre todas ellas:

Gracias a p.a. por el descubrimiento y a Pit Jones por la idea

Anuncios