Son muchos los que conocen y recuerdan el infortunio que vivió Machado los últimos momentos de su vida. Cruzar una frontera, dejar atrás su tierra para llegar a la del vecino del brazo de su madre, anciana y cansada, sin nada que los acompañe excepto sus versos y sus pasos. Llegaron a Collioure y se alojaron en una pensión donde Machado acabó de morir el 22 de febrero del 39. Tres días después lo acompañó su madre.

Estos días y hasta el 27 de marzo de 2011 en un pequeño teatro de Lavapiés una compañía estupenda, La pajarita de papel, pone a funcionar instantes de esa pérdida poética, y lo hace con tal cariño y cuidado que uno sale emocionado, acongojado, algunos hasta llorosos.

La pajarita de papel cree en un teatro de la experiencia. Durante meses estuvieron preparando los escenarios, creando ellos mismos los decorados, montando ambientes (hasta olores hay) para que el espectador sienta la obra. Quince personas por pase, varias habitaciones guiadas por una vela que no se apaga con la muerte del poeta y la sensación de que el tiempo debe detenerse.

Vayan a verla, y no dejen nunca de vivir la belleza de estos días azules y este sol de la infancia.

LA PUERTA ESTRECHA
Calle del Amparo 94
Metro Lavapiés/Embajadores
15 euros, los jueves sesión “paga lo quepuedas”
INFORMACIÓN Y RESERVAS: 914 672 224

Anuncios