Un último descubrimiento, de norteamérica con influencia balcánica: Beirut. Una cancioncilla, Nantes, donde destaca un timbre de voz inesperado y muchos vientos que le dan un aire folklórico conmovedor. Vean, pues.

Anuncios