Como todo el mundo llama
para decir voy llegando
solamente

sabe bajar una canción
pero no cocinarse

un plato de comida
un mísero plato
o tal vez un humilde

da lo mismo
es el típico inepto

que en la futura edad del bronce
perecerá
como diría un reportero

micrófono en mano
de espaldas al desastre

***

Es la pasta dental mi bandera
tricolor cuando sale del tubo
dentífrico

en guerra perpetua

contra el sarro que socava
mis encías

la carne

retrocede cada mes como la línea
de la costa con los siglos
según muestran las imágenes
virtuales de algún comercial

erosión

que delata anomalías profundas
en el rostro del sonriente
postulante a un trabajo

me repito en voz alta
y enjuago triunfante escupiendo
confianza

corrijo otra vez al espejo
las arrugas de mi traje

la corbata de dibujos animados

***

Cada cosa me parece
más o menos como en chile

el extranjero es siempre igual
a sí mismo

una abstracción
que no se deja descifrar

en apariencia
esta ciudad continuamente

renovada de verdad
pero sin gusto

es una serie de lugares
comunes         por los cuales

será necesario pelear
en el futuro inmediato

la mejor ordenación
del espacio doméstico

el amoblado y los juguetes
tirados                         en todas partes

se cuecen habas
pero varía el hervor

del agua
según la presión atmosférica

***

Es posible ordenar
la memoria en carpetas

o tomar una estrella como eje
del cielo           no esperas gran cosa

sin embargo recreas
tu vida en función de mentiras

que ignoras realmente
consumiendo de paso

sin remedio el corazón
y los pulmones

roídos de humo
por dentro      reviertes

los cánceres reales te sobran
los imaginarios

colapsan en vano
se reconstituyen al día siguiente

***

Para hundirse hasta los ojos
será preciso

evacuar ahora el pecho
que la jornada

agacha su cabeza
frente a un shop

y la noche se despide
palmoteándolo más tarde

ser capaz de abordar
el transporte colectivo

de manera coherente
dirigirse al hogar

llamar a esto
odisea

es una exageración
de los medios

supuestamente
apostados

en el lugar de los hechos
que es la pantalla

de fondo         aparte
todavía en la fuente de soda

ordenando estas palabras
en una servilleta

***

Se supone que la poesía
es un enriquecimiento
del lenguaje

que de este modo pierde
cualquier utilidad
entre otras propiedades

confundiendo los sentidos
en vez de aclararnos
el gusto

no se aviene con la clase
subdividida a la vez
hasta el infinito

es improbable
que una metáfora
nos transporte en realidad

hacia los puntos neurálgicos
de la ciudad
omo un cerebro

para escarbar en ese sitio
desmoronando
los bordes

del inmenso forado social
que evacuan las encuestas
periódicas

todo esto de manera figurada

***

No sé cómo escribir que mi hija
sufrió un accidente

ni siquiera sé cómo
decirlo por teléfono

comunicar por ejemplo a mi jefa
que pasó con la niña
colgando del brazo
mal genio

en una cola

después para pagar
su cabeza anestesiada
sobre el hombro

luego un taxi atravesando la ciudad
que parece sumergida en los recuerdos
musicales de la radio

se hizo un hoyo en la frente
con el tubo cortado del termo

pero no es nada grave recito
a cada persona que llama

y maldigo por dentro la fecha

***

Estos poemas de Andrés Anwandter (Valdivia, Chile, 1974) pertecen al libro en el que está trabajando ahora, amarillo crepúsculo. Pueden ver algunas entrevistas y otros artículos del poeta aquí, y algunos poemas suyos aquí.

Anuncios