The Letter

-W.H. Auden

From the very first coming down
Into a new valley with a frown
Because of the sun and a lost way,
You certainly remain: today
I, crouching behind the sheep-pen, heard
Travel across a sudden bird,
Cry out against the storm, and found
The year’s arc a completed round
And love’s worn circuit re-begun,
Endless with no dissenting turn.
Shall see, shall pass, as we have seen
The swallow on the tile, spring’s green
Preliminary shiver, passed
A solitary truck, the last
Of shunting in the Autumn. But now,
To interrupt the homely brow,
Thought warmed to evening through and through
Your letter comes, speaking of you,
Speaking of much but not to come.

Nor speech is close nor fingers numb,
If love not seldom has received
an unjust answer, was deceived.
I, decent with the seasons, move
Different or with a different love,
Nor question overmuch the nod,
The stone smile of this country god
That never was more reticent,
Always afraid to say more than it meant.

***

La carta (en verso libre)

-W.H. Auden

Desde la vez en que llegamos
a un nuevo valle, con el ceño fruncido
por el sol y porque nos extraviamos,
ciertamente has permanecido en mí: hoy
Yo, agachado tras el corral de las ovejas, oí
pasar a lo alto un ave fugaz,
anunciando con su canto una tormenta, y entendí
que los años son redondos
y que el circuito exhausto del amor ha reempezado
y no tiene fin ni desvío alguno.
Todo lo visto ha de pasar, así como hemos visto
las golondrinas por las tejas, o el temblor preliminar
de la verde primavera, un camión
solitario que pasa, el último
racimo del otoño. Pero ahora,
interrumpiendo en el hogar,
en un pensar abierto a la noche de par en par,
llega tu carta, que habla como tú,
de muchas cosas, mas no de venir.

Ni suena cerca su voz ni aun se entumecen los dedos,
pues si el amor rara vez ha tenido
una injusta respuesta, es porque fue engañado.
Yo, madurado con las temporadas, estoy
distinto o con un amor distinto,
y ya ni interrogo demasiado el gesto,
la sonrisa de piedra de aquel dios campestre,
nunca tan reticente
y siempre temeroso de decir más de lo
que quiso dar a entender.

***

La carta (en octosílabo)

-W.H. Auden

Hasta este valle de ensueño
llegamos, tú, con tu ceño
por el calor y la vía,
y aun estás aquí: hoy día
yo, detrás del corral, oí
pasar un pájaro por ahí,
anunciando la tormenta,
e hice de años ruleta
dando al amor otra vuelta,
sin fin. Como el ave vuela
sobre las tejas, así, lo que
vemos, pasará, igual que
el primer verde temblor
de abril, o el ultimo tractor
que pasa y desvía el otoño.

Mas ahora interrumpe el sueño
listo en el hogar tu carta,
que habla de todo aunque falta
que algo digas de venir. Ni,
dormido ni despierto, si
el amor no ha recibido
lo injusto, se le ha mentido.
Yo, como las estaciones,
tengo distintos amores,
y no interrogo en demasía
la dura sonrisa, el sí a
que se dio ese dios campestre,
nunca en sí más reticente,
cuidando de jamás decir
más de lo que quiso sugerir.

***

La carta (en endecasílabo)

-W.H. Auden

Desde el momento en que llegamos a este
nuevo valle con una mueca agreste
por el sol y por perdernos en la vía,
tú ciertamente permaneces: hoy día
escondido tras el corral, escuché
volar de repente un ave, y comprobé
ante su canto contra la tormenta
que el arco de todo año se completa
al circuito del amor recomenzar
infinitamente y sin darse al azar.
Todo lo que hemos visto ha de pasar,
tal la golondrina en las tejas, el temblar
primero y verde de la primavera,
o el camión solo que pasa y lacera
la cercanía del otoño. Y ahora,
irrumpiendo en el hogar donde mora
ya casi el sueño, cálido y cómodo,
llega tu carta, hablando a tu modo
de muchos asuntos, mas no de venir.

Sin irse la voz ni los dedos fingir,
si nunca el amor recibió respuestas
injustas, tan sólo fue amor a cuestas.
Yo, igual que las temporadas, soy
distinto o con otros amores estoy.
Y ni cuestiono demasiado el gesto,
la sonrisa de aquel otro dios, puesto
que nadie como él fue tan reticente,
siempre con miedo a decir lo que siente.

***

wh.auden

Traducciones de José Juan Pérez Meléndez.
Imagen: W. H. Auden (1907-973)

Anuncios