3684232014_956bfe8395Montar, quitar, acoplar, mover, pisar y probar son algunos de los movimientos que hacen los collagistas para componer sus obras. En soporte material o digital, sea como sea, el artista diseña elementos a priori inconexos y a priori dispersos, que después de pasar por sus manos se convierten en un perfecto todo armónico, donde el premio se lo llevan los ojos que captan los detalles.

El collage es divertido, entretenido, agradecido para quien lo compone y para quien lo ve, o al menos así me lo parece a mí después de un paseo por exposiciones como Papeles Apropiados, que hasta el 25 de agosto se puede ver en el Studio Banana de Madrid (c/Plátano, 14).

Allí se dan cita collagistas de renombre nacional e internacional como Cless, que entre Valladolid, Madrid y Londres consigue llevar a sus seguidores a un universo de colores y formas casi de delirio. Como una paranoia a lo Dalí son sus collages, llenos de elementos superpuestos, enraizados entre sí, que abarcan desde composiciones digitales, como la letra M que se expuso en Capital, hasta los clásicos soportes como paredes, papel, etc. (Reunión de Soñadores IV).

3406702104_7c22b4eba5

Vean y disfruten con sus piezas, diviértanse y jueguen a encontrar el detalle perdido de cada una de sus obras.

3513089978_0866f2c4a3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Lía Rebolo

Imágenes todas de Cless: Thanks Teatrering the Theatre is Teatrering en Papeles Apropiados (izqu.), TIUPVM (justo a la derecha), letra M, de Capital (a la derecha de la derecha) 

 

Anuncios