En Las Palmas de Gran Canaria, junto al Parque Doramas, se encuentra el conjunto arquitectónico conocido como Pueblo Canario, diseñado por Miguel Martín-Fernández de la Torre y construido en los años 50 del siglo pasado. Entre los edificios que lo forman destaca el que muestra la obra de Néstor de la Torre (hermano del arquitecto), uno de los pintores canarios de mayor renombre, aunque en realidad un gran desconocido para los no expertos. nestor torre poema mar 2

Ex tota vita ut opus faciamus artis necesse est (“es necesario que hagamos de toda la vida un arte”) se convirtió en su máxima y así lo intentó plasmar en sus cuadros de estética modernista y simbolista. De toda su obra lo más interesante es acercarse a dos series de ocho pinturas cada una que se recogen bajo los nombres de Poema del Mar y Poema de la Tierra, que a su vez pertenecen a un inacabado proyecto (dada la prematura muerte del pintor) que intentaría plasmar los efectos de la naturaleza mediante los cuatro elementos: agua, tierra, fuego y viento.

Las piezas que componen el Poema del Mar desprenden una enorme fuerza y violencia, reflejo de la lucha entre el hombre y el mar. De movimientos retorcidos y facciones expresivas son estos cuadros ubicados en una redonda sala que atrapa a quien los mira y crea una sensación de vértigo semejante al producido por las olas. Sin embargo, una vez uno sale de esa marea llena de peces y hombres que luchan por sobrevivir, llega la paz con los otros ocho cuadros que componen la serie del Poema de la Tierra.noche

Ahora es el turno de los desnudos. El hombre en su estado más puro e insertado en la propia naturaleza como partes iguales de un único todo. Continúan los cuerpos retorcidos en busca del movimiento, aunque mucho menos agresivos que los anteriores. En esta serie cada cuadro es una alegoría de las estaciones del año y momentos del día en la que los colores y los paisajes sirven de telón de fondo a una serie de posturas eróticas que a su vez muestran la unión entre el propio ser humano.

Por tanto, el Museo Néstor de la Torre, un lugar poco conocido en una isla dedicada plenamente al turismo de playa, muestra una cara de la cultura canaria a la que pocos se han acercado y que, sin embargo, transmite una fuerza que contagia.

Texto: Lía Rebolo

Imagen superior: Néstor de la Torre. Tarde. Poema del Mar
Imagen inferior: Néstor de la Torre. Noche. Poema de la Tierra

Anuncios